viernes, 20 de junio de 2014

Mi look de novia


Desde que volvimos de la luna de miel, estuve bastante ocupada con trabajo y con cosas personales, pero varios me alentaron a que no abandone el blog… así que acá estoy.

Para ponerlas un poco en tema, desde hace ya mucho tiempo, mi marido y yo soñábamos con legalizar nuestro amor, celebrar la ocasión en una reunión de día bien íntima con nuestros seres más queridos (familiares y amigos) y hacer ese viaje soñado que hasta ahora no habíamos podido concretar.

Quiero compartir un poco de la organización del casamiento en el blog (al menos las cosas de moda y belleza para no irme tanto por las ramas) porque Internet fue un recurso básico para mí en ese momento, y pienso que contando mi experiencia puedo ayudar a alguna novia que esté googleando por ahí en este preciso momento buscando data para su boda. Lo que más me sirvió fue mirar tableros de Pinterest y algunos blogs y sitios de bodas que les paso al final de la nota.

Hoy les muestro cómo me vestí para mi casamiento (fue solo de civil). Hay muchas nenas que a los cinco años ya sueñan con el vestido de novia. Yo a los cinco años jugaba a la mamá y a que mi marido se llamaba como hoy se llama en la realidad mi marido. Parece que el nombre del marido es lo único que siempre tuve decidido (aunque todavía no lo conocía), nunca me imaginé cómo sería el vestido.

Lo que sí sabía cuando empecé la búsqueda era que quería comprarme un vestido que me gustara mucho y que pudiera seguir usando más adelante. Fuimos con mamá a mirar vidrieras y no tardamos demasiado en encontrarlo en una de las casas de ropa que más me gustan (una pista: la más bohemian-chic de la Argentina).

Izquierda, esperando el gran momento.
Derecha, caminando hacia el registro civil.
(En la de la derecha, al lado mío iba mi chico,
nos preparamos y fuimos juntos al civil,
pero él es tímido y no quiere salir en el blog).
En realidad, a mí me gustaba mucho mucho otro vestido, pero, cuando me lo probé, enseguida me di cuenta de que ese no era el vestido para mí. Mamá insistió en que me pruebe otro, que a ella le había gustado más, pero a mí en la percha no me decía nada. Acepté, y, cuando me miré al espejo con este segundo vestido, supe que no tenía que buscar más. Según mi mamá, era muy «Marie» el vestido. Me sentí supercómoda todo el día y logré mi objetivo de que no me quede un vestido archivado que no vuelva a usar nunca más. Les sugiero que no vayan solas a elegir el vestido de novia, vayan con alguien de mucha confianza, que sea sincero y que sepa un poco de costura y esas cosas.


El saquito me lo tejí yo al crochet con una mezcla de fibras de algodón con Lurex y seda vegetal que compré en una casa de lanas cerca de casa. Modifiqué un poco un patrón que encontré en Internet y usé principalmente el punto Marielle. No lo usé mucho en el casamiento porque hacía calor y estaba húmedo ese día, pero me vino bien para volver a casa a la noche porque había refrescado bastante.

La elección de unos buenos zapatos era fundamental para la ocasión. Los quería comodísimos y bien de novia. Buscando me encontré con el blog de Sofi, la antinovia de Revista Ohlalá!, donde ella recomendaba los zapatos de novia de Lomm.


Los zapatos que elegí son artesanales y de excelente calidad. El día del casamiento causaron sensación, todos exclamaban: ¡Ay, los zapatos! ¡Qué lindos los zapatos! Las chicas de Lomm son unas genias totales, me atendieron de maravillas y me asesoraron en todo lo que necesité. Tienen muchos cueros y telas para elegir, y los zapatos te los hacen a medida, como vos quieras. Les juro que son realmente cómodos, nunca jamás sentí ni un dolorcito en los pies.

El sobre dorado lo encontramos a último momento un día que salimos a pasear con mi entonces novio. Necesitaba una cartera para llevar varias cosas y me vino de diez para completar el look, aunque con el ramito se me complicó un poco llevarlo al principio y se lo pasé a mi hermana para que me lo tenga hasta que tiré el ramo.


El ramito lo armé yo porque me parecía una barbaridad lo que te cobran por eso. En una mercería conseguí unas cintas de puntilla de algodón similares a las de mi vestido para decorarlo y, la tarde anterior, compré algunas de mis flores preferidas en un puesto cerca de casa. Lo armé y lo guardé en la heladera, en un vasito con agua, siguiendo las instrucciones de un tutorial que había visto en Pinterest.

DIY para el ramo de novia.

Organizando mi casamiento aprendí que no es necesario gastar un dineral para casarse porque lo más importante es el amor que se tiene la pareja y el cariño y la alegría de nuestros seres queridos (fue genial ver la felicidad que tenían todos porque nos casábamos, es una de las cosas que más disfruté). También aprendí que hay muchas cosas que podemos hacer nosotras mismas para bajar costos (por ejemplo, yo me maquillé y me peiné sola, y me armé mi propio ramito de flores y preparé algunas cosas de la deco para darles a para las chicas que nos hicieron la ambientación). Eso sí, hay que ser realistas y saber cuáles son nuestras habilidades, lo que no sabemos hacer es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Tejí unos corazones al crochet con lo que me sobró del saquito
para adornar las fotos de la e-session que dimos como souvenir.

En lo que sí vale la pena gastar en mi opinión es en el mejor fotógrafo que uno pueda encontrar porque las fotos son el recuerdo que nos queda para toda la vida y que podemos ver una y otra vez. Nosotros quedamos fascinados con el trabajo del fotógrafo que elegimos.

Mi chico no quería hacer video, y para mí eran más importantes las fotos, así que eso lo descartamos, pero si les importa mucho el video como recuerdo, busquen bien porque hay algunos cinematógrafos de boda que hacen trabajos impresionantes.

Lo más importante es que los novios se pongan de acuerdo, que ambos estén contentos con la ceremonia y la celebración de su casamiento, que disfruten y que no se obliguen el uno al otro a hacer nada que no quieran hacer. Mi marido participó un montón de los preparativos y lo disfrutamos muchísimo.

Antes de que me olvide, algunos recursos web que me sirvieron mucho:
Intimate Weddings, mi blog de bodas favorito porque muestran bodas íntimas como la que queríamos nosotros, imperdible el manifesto.
Green Wedding Shoes, un blog que me recomendó el genio del fotógrafo.
Sí, quiero, el blog de la antinovia de Revista Ohlalá! 
Casamientos Online, un sitio muy útil para buscar proveedores en Argentina.

Pronto publico las notas del peinado y el maquillaje. ¡Se los prometo!

¿Qué les parece el look que elegí?

¿Se animan al DIY para su casamiento?


Share/Save/Bookmark

sábado, 7 de junio de 2014

Hoy, por las Canarias


Ajuy, municipio de Pájara, Fuerteventura

Península de Jandía, Fuerteventura

Playa de Sotavento, Fuerteventura

La Pared, municipio de Pájara, Fuerteventura

Todas estas imágenes las tomamos en Fuerteventura, el lugar que elegimos con mi marido como destino de luna de miel. No sabíamos de su existencia hasta que nos pusimos a buscar y, en cuanto lo encontramos, supimos que ese era el lugar con el que siempre habíamos soñado.

No alcanzan las palabras para describir la fabulosidad de Fuerteventura. Al llegar nos encontramos con una isla que es Reserva de la Biósfera declarada por la Unesco y que nos regala toda su naturaleza en el estado más puro. El mar allí es camaleónico y está lleno de magia y de vida submarina; y la flora y la fauna autóctona nos deslumbraba a cada rato. También nos encontramos con gente maravillosa, amable y bondadosa, orgullosa de su tierra majorera; y con una gran conciencia ecológica colectiva (tienen turbinas eólicas y paneles solares por todos lados para crear energías renovables).

Algunas plantas típicas de Fuerteventura

Algunos de los animalitos que viven en las playas de Fuerteventura

Costa Calma, municipio de Pájara, Fuerteventura

Hoy necesito escribir esta nota que se sale de los temas habituales del blog porque me entristece saber que las Islas Canarias corren un grave peligro. Este mar tan azul, tan turquesa, e incluso, a veces, tan plateado, corre el riesgo de quedar completamente teñido de negro si se avanza con las prospecciones petrolíferas que han sido aprobadas por el Gobierno español.

El mar se ve plateado en los amaneceres de Tarajalejo

Fuerteventura y su hermana Lanzarote serían las más afectadas de manera directa, pero una catástrofe de esta índole sería perniciosa para todas las Islas Canarias, para su población, su flora y su fauna, y, en mi opinión, también para el resto del planeta, porque atenta contra la biodiversidad y el equilibrio de nuestro ecosistema.

Si les interesa ayudar a las Canarias, pueden entrar a http://savecanarias.org/ y dejar su firma (necesitan alcanzar las 200.000 antes del 10/6/14).


También pueden contar esta situación a todos sus conocidos o buscar información sobre el tema en Internet y tratar de ayudar de algún otro modo.

Cuando los Gobiernos, cegados por la codicia, hacen oídos sordos a los reclamos del pueblo, solo nos queda no bajar los brazos y seguir corriendo la voz, aportar nuestro granito de arena de la manera en que podamos.

Aunque sea cliché, hoy pido cero violencia y mucho amor para nuestro planeta.



Share/Save/Bookmark

Related Posts with Thumbnails