martes, 9 de julio de 2013

FancyBox, caja de sorpresas…


Hace unos meses me ofrecieron enviarme las cajitas de FancyBox para que pueda mostrar en el blog los productos que traen.


Sinceramente, antes de recibir las FancyBox, pensaba que las cajitas de belleza no era un servicio para mí porque soy muy selectiva con los cosméticos y porque trato de no estar usando chiquicientos productos a la vez para evitar que mi piel se ponga «a la defensiva».

Las cajitas de belleza están muy en boga en todo el mundo. Con googlear un poco, nos damos cuenta de que son un servicio bastante controvertido. Hay usuarias que las aman, pero también muchas mujeres desilusionadas que no volverían a comprarlas.

Creo que con estas cajitas la satisfacción depende directamente de nuestras expectativas. Si estamos esperando hacer un negoción o conseguir una ganga, no vamos a estar muy contentas con lo que recibimos porque ese no es el objetivo de este servicio.

Si compramos una cajita de belleza, vamos a recibir muestras, minitallas y, a veces, productos de tamaño real para probarlos en casa y ver si nos gustaría volver a comprarlos. En general, el contenido de la caja se mantiene en secreto hasta pasada la fecha de envío, para que, en el momento de abrirla, nos llevemos una sorpresa. Creo que esto es lo que más me divierte cuando recibo la FancyBox, disfruto como si fuera un juego de ver qué me toca cada mes.

Para no arruinarles la sorpresa a quienes compren la FancyBox, decidí que voy a ir mostrando las cajitas cada dos meses, después de haberlas recibido (odio los spoilers), y voy a destacar los productos que más me hayan gustado. Así también tengo tiempo para ir probando y dar una opi más concreta.

En FancyBox, el sistema funciona a mes vencido, es decir que la cajita de abril se recibe en mayo, la de mayo, en junio, y así sucesivamente (igual, a veces se pueden seguir consiguiendo algunas cajitas pasado el mes de vigencia). Una caja sale ARS 110, pero, si se compra un plan de varios meses, el precio va bajando.

La FancyBox de abril


Abril vino con la crema Neutrogena Ultra-Light (55 g, ARS 65) en tamaño real, el labial Maybelline Color Sensational Pop Sticks 060 Citrus Slice en tamaño real (3 g, ARS 63) y dos Senscience Purify Shampoo en tamaño de viaje de 50 ml (creo que en su tamaño original de 300 ml cuesta ARS 131).

Lo que más me gustó de la cajita es la hidratante de Neutrogena. Me vino genial para el invierno porque tiene FPS 30 de amplio espectro. Como es para piel de mixta a grasa, me resultó un poco secante, así que la estoy usando en reemplazo de mi Anthelios, después de un suero y una hidratante. Creo que, por el precio, es un buen producto, tiene buena textura y no tapa los poros, pero lo que no me encanta es que Helioplex, el sistema de protección solar de Neutrogena, incluye químicos como el avobenzone y oxybenzone (sus detractores dicen que estos ingredientes alterarían el sistema hormonal, aunque otros argumentan que las pastillas anticonceptivas y los estrógenos de origen natural lo alterarían mucho más). La fórmula tiene algunos antioxidantes, pero están al final de la lista. La prevención contra el envejecimiento que brinda este producto se sustenta principalmente en la protección solar de amplio espectro.


El shampoo purificador de Senscience, la marca capilar de Shiseido, me gustó mucho. Sirve para limpiar el cuero cabelludo y el cabello en profundidad antes de hacerle tratamientos de nutrición o coloración. Lo estoy usando una vez por semana o cada quince días, antes de hacerme la máscara de nutrición. Tiene un aroma suavecito, como a manzana, y se nota que limpia como promete.


El labial de Maybelline directamente no lo probé y lo guardé para regalarlo porque tengo en uso varios de Lancôme y otras marcas de esa gama, y prefiero seguir con esos.

La FancyBox de mayo


La cajita de mayo vino muy completa, dos productos los amé, pero los demás no me gustaron tanto tanto. Mi combo trajo un paquete de toallitas húmedas desmaquillantes e hidratantes de Q-soft (25 unidades, ARS 28), dos mascarillas faciales de BIOCLEAN (15 ml, ARS 24 c/u), el esmalte de Sally Hansen Hard as Nails Xtreme Wear 180 Disco Ball (11,8 ml; ARS 33) y el esmalte Sally Hansen Hard as Nails 110 Hard to Get (13,3 ml; ARS 25). Como productos extra, vinieron unas muestras de bases de Revlon (no me sirvió ningún color, son todos muy oscuros) y una muestra de un perfume masculino (supongo que vino por el Día del Padre).


Los esmaltes de Sally Hansen son lo más. Nunca los había probado y me parecieron excelentes. Amé que me venga un esmalte blanco porque justo quería comprarme uno, pero nunca me tomaba el trabajo de ponerme a investigar cuál. Pronto le voy a hacer una review específica porque no soy para nada fan del look «liquid paper», pero quiero mostrarles todos los usos que tienen los esmaltes blancos.


El esmalte con brillitos es absolutamente precioso, delicado y muy principesco. Las fotos que saqué no llegan a mostrar cómo brilla, pero creo que sirven para que se den una idea.

Lo mejor de los esmaltes de Sally Hansen es que no tienen tolueno, DBP ni formaldehído.

Las mascarillas todavía no las probé, pero la de kiwi no me encanta porque tiene aceite mineral. La fórmula de la de chocolate me convence un poco más. Creo que no son tan convenientes porque el sobre sirve para una sola aplicación. Por esa plata, o un poco más, prefiero comprarme un pote de mascarilla de Kiehl’s (por dar un ejemplo) que sirve para usar todo el año y rinde más. Creo que si son de esas mujeres que se hacen una mascarilla cada mil, entonces estos sobrecitos sí les van a servir, pero no son lo más adecuado para las beautyholics.

Las toallitas desmaquillantes no las probé todavía. Para casa prefiero las aguas micelares y los geles que se aclaran con agua, pero estaba pensando en guardarlas en el bolso que llevo al gimnasio porque a veces llego tan a las corridas a mis clases de Spinning que no tengo tiempo de desmaquillarme y, en cuanto empiezo a transpirar, se me corre todo el makeup. Creo que podrían resultar muy salvadoras para estos casos.

Me gusta mucho de FancyBox que combina marcas de lujo con marcas de consumo masivo porque hay otras cajitas que solo incluyen productos de los que se compran en la farmacia o en el súper. Estoy muy contenta de poder recibir estas cajitas y espero ansiosa las próximas para seguir mostrándoles los productos que me toquen.

¿Qué opinan de las cajitas de belleza? ¿Tienen alguna favorita?


Nota: Los precios y las medidas son aproximados.

Share/Save/Bookmark

3 comentarios :

África Fernández Mañas dijo...

Hola guapa!

esta no la conocía, yo estoy suscrita a la Glossybox Young beauty.

un bs!

http://elcajonolvidadodemaquillaje.blogspot.com.es/

Sandra dijo...

Soy compradora desde el año pasado de Fancy Box y he tenido buenas y malas experiencias. No me convence el hecho que te manden productos para lo mismo en todas las cajas. En mi caso siempre mandaban shampoo o productos para el pelo, no me gusta variar tanto en el uso de las cosas!!! La mejor experiencia fue la caja exclusiva de Kiehl's, me sirvió para probar diferentes productos y seguir comprándolos después. La idea de una caja exclusiva de una determinada marca para mí es la mejor opción !!! =)

Nataly Tatlian dijo...

Hola! Soy Nataly del blog The Red Line. Me quedo a seguirte para no perderme nada!

Espero que puedas pasar por el mío, eres bienvenida.
http://www.miredline.blogspot.de

Un saludo enorme!

Related Posts with Thumbnails