martes, 22 de mayo de 2012

Adiós a las manchas en las sisas


Hay ciertas cosas que a las mujeres nos hacen sentir mucha vergüenza. Nos pasa a todas. Lo positivo es que casi siempre podemos encontrar la manera de contrarrestar este sentimiento. En lo personal, si algo me avergüenza, hago todo lo posible por evitarlo.

Hace un tiempo me animé a contarles sobre cómo combatí la celulitis. Ahora voy a contarles sobre cómo solucioné el problema de las manchas amarillentas que me aparecían en las sisas.

Tengan en cuenta que la imagen es una dramatización

Cuando era adolescente pensaba que había nacido con alguna especie de defecto genético que hacía que todas las sisas de mis remeras favoritas quedaran manchadas para siempre en cuanto mi organismo recurría a ese mecanismo natural que nos permite mantener la temperatura corporal equilibrada, pero que tanto nos aqueja a las mujeres: sí, la transpiración.

Hace un poco más de dos años, decidí buscar en Internet la posible causa de estas manchas. No solo me avergonzaba tener las sisas amarillentas, sino que me daba mucha pena ver cómo se arruinaban mis prendas. Ahora que lo pienso, no sé como no se me ocurrió buscar esto antes... ¡La solución es tan sencilla!

Encontré una explicación muy clara y precisa en uno de mis sitios de belleza favoritos: The Beauty Brains, una web escrita en inglés que siempre visito para aprender más acerca de la cosmética desde una perspectiva científica, pero didáctica (si saben algo de inglés, se los recomiendo).

Parecería que las culpables de las manchas amarillentas en las sisas podrían ser las sales de aluminio que contienen la mayoría de los antitranspirantes de venta libre. Las sales de aluminio son el ingrediente activo de los antitranspirantes (lo que evita la transpiración), pero su acidez sería lo que causa el daño en nuestras queridas prendas, en especial en las de algodón, que son más susceptibles.

Cuando leí esta información, pensé: «No pierdo nada si dejo de usar antitranspirantes. Si al final nunca me resultan». Justamente, una de las cosas que más me molestan de los antitraspirantes que nunca me funcionan de la manera en que lo publicitan sus fabricantes. Antes, si me enteraba del lanzamiento de un nuevo antitranspirante, me entusiasmaba con las promesas de las propagandas y lo compraba. Sin embargo, en cuanto lo probaba, me desilusionaba. ¿Quién se anima a decirme que nunca jamás pasó por esta situación? Entonces me dije: «¡Chau antitranspirantes, y se acabaron los problemas!».

Esperen, esperen. Ya sé, están pensando que es muy poco higiénico no usar antitranspirantes. Después de todo, estamos acostumbradas a usarlos desde chiquitas, y, aunque la mayoría no cumplen lo que prometen, quizá nos hacen sentir seguras mediante una especie de efecto «placebo».

Lo que hice, según mi interpretación de la publicación en The Beauty Brains, es reemplazar los antitranspirantes por desodorantes que no llevan estas sales. 


Elegí estos tres desodorantes orgánicos fabricados a base de ingredientes naturales porque no quería usar ningún desodorante que contenga antibacteriales ni sustancias artificiales.

Todos tienen algo en común: entre sus ingredientes se encuentra el extracto de algún cítrico, que brinda propiedades desodorizantes y antibacteriales naturales.

Déodorant Douceur (de L’Occitane) es el que más me gusta. Su fórmula contiene aceite de oliva, esencia de lavanda, extracto de limón, salvia y vitamina E. Se aplica a bolilla y se absorbe bastante rápido. Cuando lo uso, me siento fresca todo el día. Es superdelicado y tratante, me deja la piel humectada y protegida. El único GRAN inconveniente es que, al menos en Argentina, parece que no se consigue más. Espero que pronto vuelvan a traerlo. Creo que cuando lo compré costaba aproximadamente 60 u 80 ARS.

Desodorante de citrus (de Weleda) es la opción que presenta mejor relación precio-calidad, ya que cuesta entre 30 y 40 ARS. Su fórmula contiene aceites esenciales de limón y glicerina de origen vegetal. Es muy práctico porque viene en spray. Es muy suave y refrescante, pero si lo aplicamos después de la depilación, puede molestar un poquito porque contiene alcohol. Además de esta variedad, también vienen otros dos, uno con rosa mosqueta y otro con salvia, y ambos son deliciosos.

Deo Pure Natural Protect (de Biotherm) es el más caro de los tres. Cuesta más de 100 ARS. Lo que más me gusta de este producto es que el roll-on es comodísimo. Su fórmula contiene 
principalmente extracto de naranja y aloe vera. Me parece un muy buen desodorante, pero me molesta que prometa neutralizar los olores durante 24 h porque esto es algo muy relativo, hasta ahora nunca me funcionó con la misma eficacia durante todo el día. Además, tarda un poquito más en absorberse que los otros dos.

No puedo garantizarles que esto sea cierto. Simplemente, puedo contarles que cuando usaba antitranspirantes siempre tenía las prendas manchadas y las axilas húmedas (en algunas ocasiones). Ahora sigo teniendo las axilas húmedas (en las mismas ocasiones), aunque perfumadas, pero mis prendas ya no tienen más manchas amarillentas.

Claro que las prendas que ya estaban manchadas no tienen arreglo (al menos yo no encontré ninguna solución), pero las prendas nuevas, como la remerita de la foto, son la prueba fiel de que estos desodorantes sin sales de aluminio no generan manchas amarillentas en los tejidos de la ropa.

¿Experimentaron alguna situación como esta?

¿Tienen algún otro desodorante sin sales de aluminio para recomendar?

¿Saben de algún otro método para evitar las manchas amarillentas en las sisas?


Share/Save/Bookmark

viernes, 11 de mayo de 2012

¡Feliz cumple, Bazaar!


Harper’s Bazaar Argentina ya cumple un año, y me pone muy contenta porque me convertí en fan de la revista desde su primera edición.

 Mis atesoradas Bazaar 

Para mí, la Bazaar de mi país es una publicación que no dicta tendencias, sino que brinda inspiración. Siento que abarca todos los gustos, estilos, edades, etc. y que refuerza constantemente lo importante que es respetar y abrazar la pluralidad. 

Con mi corazoncito en las palabras y en el idioma español, les juro, de verdad, que además es un placer leerla porque su redacción es supercuidada y elegante, tanto como sus producciones. 

Naomi Preizler, tapa del lanzamiento, vuelve a ser tapa en el primer aniversario 

Hace un año tuve la suerte de estar en la presentación para bloggers, y esta vez me invitaron a celebrar el primer cumpleaños, también junto con otros bloggers, en La Panadería de Pablo (un lugar precioso ubicado en el barrio histórico de San Telmo). Allí Ana Torrejón y su equipo nos recibieron para desayunar y charlar sobre todo lo que vivimos en estos 365 días y sobre un montón de cosas más. Agradezco que sean tan generosos con los bloggers y demuestren un interés genuino en lo que tenemos para contar. 

Fotos tomadas del facebook de HBA 

Fue un lujo poder escuchar lo que Ana Torrejón tiene para enseñarnos, y también conocer la mirada de otros bloggers colegas con más experiencia y conocimientos en el mundo de las redes sociales. 

El souvenir, un revistero con 12 chocolatines envueltos en las tapas de este primer año 

¡Fabuloso primer año en Argentina, Bazaar



Share/Save/Bookmark

Related Posts with Thumbnails