domingo, 27 de febrero de 2011

¡Sí, quiero!


Hace unos días pasé por la vidriera de una perfumería y no pude evitar detenerme porque un nuevo perfume me encandiló.

Creado por Antoine Maisondieu para Lanvin, Marry me! es un perfume fresco y colorido que pretende hacer de Cupido y ayudar a los hombres a flechar a las mujeres.


Marry me! es un perfume versátil, capaz de seducir en un instante. Cuando lo probé, me fascinó. Me resultó delicioso: dulce y fresco a la vez.

Sus notas embelesan de la mano de dos protagonistas: la naranja de Túnez, que se complementa con el aroma del durazno y el delicioso té de jazmín, y el jazmín de Sambac, que se funde con la dulce magnolia en una cascada de pétalos de rosas. Estas esencias descansan en la calidez del almizcle y el ámbar.


El frasco, inspirado en el mundo del diseñador de la casa, Alber Elbaz, es femenino y moderno, con un toque de art decó.


La campaña, protagonizada por los modelos franceses Julien Sabaud y Heloise Guerin, es una de esas que “con poco dicen mucho”.



Lanvin da un paso al frente en el mercado de las fragancias con este perfume clásico e innovador, ya que no es solamente una fragancia perpetua, sino que también se presenta como excelente medio de comunicación y encarna la promesa del amor eterno.

Toda mujer femenina y coqueta quisiera que su príncipe azul le proponga matrimonio con un mensaje como éste, ¿no les parece?

¿Cómo les gustaría que les propongan matrimonio? A mí me encantaría que me sorprendan con Marry me!


Share/Save/Bookmark

viernes, 11 de febrero de 2011

CONSEJITOS: Palta+oliva


El otro día, mientras estaba cortando una palta para preparar una rica ensalada, se me ocurrió que podía preparar una mascarilla para el cabello mezclando un poquito de la palta con aceite de oliva. Los resultados fueron tan buenos que al día siguiente fui a conseguir más palta para poder escribir una nota y contar esta experiencia.

La palta, conocida también como aguacate o avocado, es un fruto muy generoso. Completo por donde se lo mire, constituye un alimento muy nutritivo con propiedades más que bondadosas. Por su gran contenido de vitaminas E, A, B1, B2 y B3, ácidos grasos, proteínas y minerales, la palta tiene propiedades antiinflamatorias, hipocolesterolemiantes, antioxidantes y nutritivas, entre otras.

El aceite de oliva se extrae de los frutos del olivo. Tiene propiedades similares a las de la palta, porque también contiene vitamina E, y además es muy rico en omegas (ácidos oleicos), que lo convierte en una excelente fuente de grasas monoinsaturadas protectoras del sistema cardiovascular.

Estos elementos brindan grandes beneficios a nuestra salud si los incorporamos a nuestra alimentación, pero también pueden resultar muy buenos (y económicamente accesibles) si los aplicamos a la cosmética.

No sé si hay algún modo en especial de preparar una mascarilla para el cabello con palta, pero a mi se me ocurrió hacer una mezcla con aceite de oliva porque siempre lo uso para el cabello y la piel, y me da resultados fabulosos. Les cuento cómo...

Elementos necesarios:


* Una palta chiquita que esté bien madura.
* Una cucharada de aceite de oliva extra virgen (también puede ser aceite puro de girasol).
* Un recipiente para preparar la mezcla.
* Un cuchillo para pelar y cortar la palta.
* Un tenedor para pisar la palta y batir la mezcla.

Primero hay que pelar y cortar la palta:


Hay varias maneras de pelar la palta. A mi me gusta quitar primero la parte de arriba y realizar un corte vertical para que la cáscara se empiece a desprender. De este modo, la palta se pela muy fácilmente, como si fuera un huevo duro.

(Si les da pena tirar el carozo, lo pueden plantar. Dicen por ahí que la infusión de las hojas de la planta de palta también tiene muy buenas propiedades).

Después se prepara la mezcla en solo 5 pasos:


1. Volcar los pedacitos en el recipiente.
2. Pisar los pedacitos con el tenedor como para preparar un puré.
3. Agregar una cucharada de aceite de oliva (también puede ser de girasol)
4. Seguir pisando la palta para mezclarla con el aceite.
5. Batir con energía para unificar la preparación.

Finalmente se toma la mezcla con una cuchara y se aplica en el cabello:


Con una cuchara van juntando la mezcla (van a ver que queda con una consistencia espumosa, como la de una mousse) y la van aplicando con las manos sobre el cabello, como se aplicarían cualquier otra mascarilla para el cabello. A mi me gusta hacerme un rodete mientras espero (de 30 minutos a 1 o 2 horas, a elección), porque así no se me viene el cabello todo “embadurnado” a la cara ni me mancha la ropa o cualquier otra cosa.


Probé de aplicarla con el cabello seco y también con el cabello húmedo. Me gustaron más los resultados que obtuve con la primera opción. Además me pareció mejor usarla antes de lavarme la cabeza porque, como cuando se va secando queda todo rígido, es necesario hacer dos lavados con un buen shampoo para retirarla por completo.

Mientras esperan que la mascarilla haga efecto, es posible que sientan un cosquilleo. Es porque el cabello va absorbiendo la humedad y el resto se va secando. No es demasiado molesto, solamente hay que acostumbrarse.

Los resultados son inmediatos y duraderos. El cabello me quedó más flexible, nutrido y brillante, y se mantuvo así durante toda la semana. Lo que más me sorprendió fue que mis rulos estaban más “relajados” y que el odiado frizz se había reducido un montón (incluso en estos días de lluvia y humedad), cosa que hasta el momento no había logrado con ningún producto capilar convencional.

Esta preparación es superfácil y económica. Lo aconsejable sería aplicarla cada 15 o 30 días para mantener el cabello siempre lindo y sano.

¿Se animan?

¿Conocen alguna otra receta de cosmética casera que valga la pena probar?



Share/Save/Bookmark

Related Posts with Thumbnails