sábado, 13 de marzo de 2010

¡Brillo por aquí, brillo por allá!

Review: Pinceau Fond de Teint de Guerlain



Desde que mi novio me trajo los sets de brochas de EE. UU. me quedé enamorada de la brocha para lustre. Esa brocha que combina cerdas sintéticas y naturales de distintos largos para "darle brillo" a la piel.

Como solo con la de Lancôme no me alcanzaba, desde hace tiempo que estaba buscando otra más. La que tengo es cortita, como para viaje, y quería una con el mango largo tradicional.

La busqué bastante, hasta que la encontré. Primero fui a MAC, pero no sé por qué no me atraía la versión que tenían, no era lo que yo buscaba. Después pregunté en Smashbox, pero no hubo caso. En Lancôme ni pregunté porque sabía que esas brochas no llegaban a la Argentina… El día menos pensado encontré esta de Guerlain, me la ofreció una consultora de casualidad, y tardé muy poco en decidirme a comprarla.

Guerlain la ofrece como brocha para aplicar fondos de maquillaje, pero yo la compré para iluminar (esa era la función tradicional de este tipo de brochas, estoy segura de que las maquilladoras profesionales van a estar de acuerdo conmigo en este punto, ¿no?). En fin, por supuesto que la probé con mi Color Ideal fluida y con mi Color Ideal en polvo compacto. Con esta última funcionó bastante bien, pero con la fluida no me convenció para nada porque la base queda muy superficial, no se funde y se nota demasiado.

Igualmente, como dije antes, compré esta brocha con otro propósito, así que tanto no me afectó que no se aplicara tan bien la base fluida. La uso con mis polvos y/o rubores iluminadores y los resultados que obtengo son los que esperaba: esfumar, iluminar, resaltar... todo eso solo con tomar un poco de producto con la brocha, sacudir el excedente y hacer movimientos circulares hacia fuera, como dibujando espirales fuera de eje.

Lo que más me sorprendió de esta brocha es la calidad. Se le nota por todos lados. Desde la cajita en la que viene presentada, hasta el lustre mate del mango, derrocha calidad por todos lados. Además, está fabricada en Francia, mientras que casi todas las brochas vienen de China; y no lo digo por desmerecer, todas mis brochas de Lancôme vienen de China y son más que excelentes, pero creo que los franceses tienen ese don para hacer las cosas lindas, con detalles que enamoran.

Me costó AR$190 a fines de 2009, esperemos que con la “actualización de precios” de marzo no haya aumentado mucho. Sí, cuesta bastante, pero si me pongo a pensar en lo que puedo comprar hoy en día con ese dinero en el supermercado, ¡mejor me doy un gusto y me compro la brocha!

Este es mi primer producto de Guerlain. Me gustó tanto que ya tengo ganas de probar algún otro. ¿Cuál me recomiendan?

¿Conocía la brocha de lustre?

Share/Save/Bookmark

Related Posts with Thumbnails